Las científicas iberoamericanas

 

 

COLUMNISTAS Viernes, 03 Noviembre 2017 00:00

Un proyecto de reutilización de espacios mineros, otro de lucha contra enfermedades víricas y otro por el desarrollo sostenible de ecosistemas marinos no parecen tener mucho que ver, excepto que todos ellos están liderados por científicas iberoamericanas que rompen el techo de cristal de la ciencia.
María Isabel López, responsable de la red Reuse de reutilización de espacios mineros, recuerda que “hasta ahora” las mujeres científicas han tenido que trabajar siempre en entornos “muy masculinos”, pero que ahora se está dando “mayor participación” de ellas.
La red que dirige intenta dar una segunda vida a las minas, teniendo en cuenta la opinión y las necesidades de las comunidades de la zona que, tras el cierre de las mismas, siempre ven mermadas sus posibilidades laborales en diversos países iberoamericanos.
Tras muchos años en la arquitectura y la planificación territorial, López cree que “es importante dar una visibilidad” al trabajo de las mujeres en la ciencia, quienes, a su juicio, tienden a trabajar “de manera colaborativa y horizontal” y dejan en un segundo plano la “ambición” para salir “en primera línea”.
En esa misma línea, la directora de Cooperación de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación de Panamá, Claudia Guerrero, tiene claro que los espacios científicos están en su mayoría “naturalmente masculinos”.
Explica que en los países de América Latina hay “una gran disparidad” de presencia femenina en la ciencia.
“En la investigación, la media latinoamericana es del 55 por ciento de mujeres, pero después hay países con gran densidad de población como Argentina o México en los que las investigadoras casi no llegan ni el treinta por ciento”, ejemplifica.
Según dice, entre el 60 y el 80 por ciento de los estudiantes que terminan la educación secundaria en América Latina son mujeres y, además, el abandono de la Universidad se da más en hombres que en mujeres.
Coincide con López en que las mujeres suelen quedar en un segundo plano en las investigaciones, “quizá por una falta de ambición, normalmente detrás de los hombres que han trabajado lo mismo o menos que ellas”.
Por su lado, la peruana María Paquita García, coordinadora de la Red Temática en Virosis Emergentes, Virored, que estudia enfermedades víricas como el zika, el dengue o el chikungunya, afirma que tras 30 años de trabajo “es muy grato” llegar a dirigir un proyecto de estas dimensiones.
“Siento que es una recompensa a todo el trabajo que he hecho”, dice a la vez que entiende que “las mujeres están tomando un rol muy importante en diferentes actividades y en la ciencia también”.
Afirma que en su caso personal, trabajando en el sistema nacional peruano de salud, siempre ha laborado “con toda normalidad”, pero apunta a que “en otras instituciones de salud se observan dificultades”, así como que “existen brechas para llegar a una equidad entre el hombre y la mujer”. (O)

http://www.eltiempo.com.ec/noticias/columnistas/1/423992/las-cientificas-iberoamericanas

Leave a reply